(601) 630 6414 - ( +57) 317 501 7126 mercadeodigital@refrimayor.com

IMPORTANCIA DEL MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN LOS SISTEMAS DE REFRIGERACIÓN Y AIRE ACONDICIONADO

Muchas de las fallas que se presentan en los equipos de refrigeración y aire acondicionado pueden ser evitadas o por lo menos su impacto podría ser mucho menor si los equipos cuentan con actividades de mantenimiento preventivo programadas.
Algunos de los factores críticos que determinan la necesidad de un mantenimiento preventivo son las siguientes:
1) El grado de incidencia del equipo frigorífico en el proceso de producción de un producto determinado.
2) Necesidad del equipo para sostener la red de frío y de almacenamiento del producto
climatizado.
3) Las características específicas del equipo que impiden la consecución rápida de los
componentes para su refacción y de contar con personal calificado para solucionar la falla.
4) Localización de los equipos especialmente si se encuentran a la intemperie, en lugares
aislados o muy encerrados.
5) Las condiciones climáticas de la ciudad donde se encuentran los equipos.
6) El tiempo de trabajo de los equipos durante el día, siendo muy sensibles los horarios nocturnos y las madrugadas.
7) Existencia de equipos de respaldo que permitan la reacomodación del producto mientras se soluciona el fallo.
8) Tiempo de vida útil de los equipos objeto del mantenimiento.
Considerando todos estos factores críticos podemos concluir que el mantenimiento preventivo es fundamental para lograr y sostener las condiciones óptimas de funcionamiento de los equipos de refrigeración comercial, industrial y de aire acondicionado.  Esto a su vez se traduce en:
• Aumento en la vida útil de los equipos.
• Mejora en las condiciones de trabajo.
• Ahorro de energía.
• Ahorro en los costos de reparación por fallas imprevistas.
• Protección del proceso productivo.
• Evitar o disminuir el daño y merma de los productos.
A nivel general algunos de las actividades de mantenimiento preventivos más frecuentes son las siguientes:
• Revisión del compresor verificando que no tenga fugas ni manchas de aceite.
• Comprobar que no existan fugas de gas refrigerante en el sistema y si es el caso repararlas.
• Verificar los niveles y la apariencia del aceite del compresor y nivelarlo en caso de que esté muy bajo.
• Limpieza de la unidad condensadora, eliminando las incrustaciones de polvo y grasa en el serpentín del condensador.
• Revisar los filtros de succión, los de línea de líquido y los de aceite y en caso dado cambiarlos.
• Chequeo de los componentes del tablero eléctrico y de todos los componentes eléctricos del sistema y del compresor.
• Limpieza de evaporadores y eliminación de incrustaciones en el serpentín, verificar que no existan infiltraciones de calor o de sedimentos.
• Control de presiones por alta y por baja.
• Verificación de todos los parámetros de operación de cada uno de los equipos y del sistema en general.

Finalmente, la periodicidad con la que deben realizarse las actividades de mantenimiento
preventivo dependerá de cada uno de los factores críticos que revisamos atrás. Además, algunas de las actividades del mantenimiento pueden tener una periodicidad más larga que otra.
Autor
John Vasquez
Subgerente comercial  
Refrimayor S.A.S.
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido a Refrimayor, mi nombre es Emilce Castellanos, cuéntame en que te puedo colaborar?
×